Mi revista reaparece y agrega una traducción libre del texto mecanografiado "In a Search of a Color Code" de Vilém Flusser, texto de una conferencia ofrecida en agosto de 1988, para la inauguración de A Casa da Cor (La Casa del Color), en Sao Paulo.
Esta edición va pues dedicada al desconocido filósofo de la cultura, cuya intención de enfatizar los traslapos disciplinarios y los cruces de categorías, lo compelen a afirmar que la distinción entre ciencias del espíritu (Geisteswissenschaften), que interpretan fenómenos, y ciencias naturales (Naturwissenschaften), que miden y calculan fenómenos, no procede más y se debe asumir el hecho que se trabaja con una herramienta alfanúmerica, cuya perfección, en todo caso, se alcanza en el abandono gradual de la letra por el número.
El ámbito de sus interés es tan amplio como el espectro cultural. Se preocupa tanto del mundo generado a partir de los nuevos medios, con un análisis original de la imagen técnica, como de la crisis social asociada a la transformación de los espacios tradicionales, público y privado. Para él, por lo menos hace tres décadas que el espacio virtual se instalaba para producir un cambio en la conciencia de la masa humana, analfabeta en su mayoría respecto de los nuevos códigos con los que se construyen las imágenes técnicas que controlan el mundo actual de las comunicaciones. No deja de ver el trasfondo político del manejo de las redes informáticas y a muchos filósofos tradicionales y personas numéricamente traumatizadas, su estilo resulta recalcitrante y su apología de la técnica como arte y de las matemáticas como expresión superior de la capacidad simbólica humana, les resulta incomprensible e inaceptable.
Su influencia y su actualidad tras apenas dos décadas de su muerte comienza a ser insoslayable. Le querrán más creo yo los espíritus universales o multitalentos. Le entenderá mejor la gente de este tiempo, el filósofo matemático, el artista de la imágen técnica. No le querrán los políticos, por extemporáneos y rígidos; tampoco los literatos, enemigos del número y la ciencia. No le querrán los religiosos, por creer en el azar y la teoría de probabilidades, discípulo reconocido de Demócrito y la tradición que va hacia Epicuro, Lucrecio, los científicos renacentistas, y el despertar de las matemáticas, las ciencias y la técnica.
Flusser busca una nueva idea de lo humano, le parece que la humanidad se realiza en su capacidad para forjar cultura, en la comunicación. En este entorno intelectual despliega Flusser toda su originalidad y su vehemencia.
Para quienes hablen alemán recomiendo las Bochumer Vorlesungen, parte del último legado que visionariamente dejó en sonido y texto.
Me apuro en publicar esta página para revelar mis intenciones y a la brevedad espero poder ofrecer más material en español. Las traducciones son libres (no por eso de menos calidad) y sin fines de lucro. El tira y afloja con los derechos de traducción demora aún más el conocimiento de este importante autor contemporáneo.

Think of the complex plane as having colors similar to those in a traditional color wheel. We put red at the complex number 1, with green and blue at the other two cube roots of unity as shown. Hues are interpolated, giving secondary and tertiary colors. A continuous blending would be possible, but here we show just twelve hues. Then we blend toward white at the center, toward black going outwards. Thus, each complex number has a color associated to it. 

To visualize a complex-valued function in the plane we use what we call a domain coloring diagram: for each pixel in the domain of the function compute the color associated with that input value and use that color for that pixel. 

 

Revista Electrónica Magma Mater - Editor y Webmaster: Gerardo Santana Trujillo